¿QUE ES VANIDAD?

I. TODO HOMBRE ES VANIDOSO

¿Seré yo vanidoso? ¿En qué área de mi vida seré vanidoso? ¿Todos seremos vanidosos? ¿He procurado en la larga carrera de mi vida cristiana erradicar mi vanidad o la he dejado que crezca? ¿Son mis hijos los mejores? ¿Tienen mis hijos la herencia de santidad? ¿Mis hijos no tienen iniquidad? ¿Hasta donde puede radicar mi vanidad?

Salmo 39:5,11 “He aquí, diste a mis días término corto, y mi edad es como nada delante de ti; ciertamente es completa vanidad todo hombre que vive. (v.11) Con castigos por el pecado corriges al hombre y deshaces como polilla lo más estimado de él; ciertamente vanidad es todo hombre.”

Te creas en tu vanidad un mundo diferente. Caminamos en el mar de la vanidad y no nos detenemos a cortarla. “Yo soy le mejor vestida de la iglesia” “Todos los domingos yo uso un par de zapatos diferentes” “Ya me señalan” “Mis libros son los mejores” Todo esto es vanidad. Recuerden esto: Siempre habrá uno mejor que uno. Según la expresión tuya ¡óyete! Estamos de vez en vez sacando nuestra vanidad.

Qué método yo haría para ir cortando los muchos “puntos vanidosos” que aún me quedan? Cuando uno lo ve que salió de uno el artículo de la vanidad, inmediatamente con la mente debe decir: “Perdóname Señor, qué vano soy, cuando lo que tengo y lo que se, lo tengo por ti.”  Ahí le estás diciendo a Satanás: Te vas al mismo infierno ahora mismo.

Salmo 144:4 “El hombre es semejante a la vanidad; sus  días son como la sombra que pasa.” 

Si Dios desde el comienzo lo contempló así, me está diciendo que todos tenemos vanidad. El Señor te está diciendo: “Tanta vanidad que tienes; sin embargo tus días son cortados.”  Vivir noventa años, dice la Palabra que es estorbo. O sea que tenemos un tiempo limitado.

¿De qué te sirve la vanidad cuando tienes la casa llena de suciedad? ¿O una casa desorganizada y dejas que los hijos hagan en la sala lo que les corresponde hacer en los cuartos?

El hombre de todas las condiciones es vanidoso. Cuando el hombre, por ejemplo, está en el poder tiene todas las condiciones para ser vanidoso y de abusar del poder. Entonces hay niveles de pecado en la vanidad nuestra, y es la parte que tenemos que evaluarnos nosotros mismos; no le corresponde al Pastor, ni al Apóstol, ni al Profeta ni a Líder tuyo espiritual, te corresponde a ti observarte en qué pozo de vanidad tú caminas.

Muchas personas entran con la vanidad de “lo que tuvieron” pero mi pregunta es: ¿Y ahora? Porque tú tienes que dar con martillo de la Palabra y enseñar.

Salmo 62:9 “Por cierto, vanidad son los hijos de los hombres, mentira los hijos de varón; pesándolos a todos igualmente en la balanza, serán menos que nada.”

  Cuando hay vacío del Espíritu, hay vanidad. Hay cosas en la vida de uno que irradia esa vanidad en momentos propicios de nuestra historia. Dentro de nosotros hay un germen impresionante de luz, de fragancia, de refinamiento, de conocimiento que irradiamos aunque no estemos correctamente vestidos, te distingue en multitudes, y aunque quieras esconderte y ser menos llamativo, no puedes porque lo que esta adentro sale e irradia y es el mismo espíritu de riquezas de nuestro Padre que habita ya en nosotros. La realeza de Dios sobre su pueblo. Lo ves en tus hijos, lo ves en tus nietos, lo vas a ver en tus generaciones. Ahora bien, si no erradicamos un poco de nuestra vanidad se puede convertir en una iniquidad.

II. LOS DIAS DEL HOMBRE

¿Cuál es la manera de erradicar un poco la vanidad? ¿Sabes que hay naciones que tienen rasgos de vanidad? Es por eso que a veces viene la mano de Dios y nos aplasta.

Job 7:16 “Abomino de mi vida; no he de vivir para siempre; déjame, pues, porque mis días son vanidad.”  Cuando Job, cansado de la vida por los golpes que había recibido, no quiere conocer mas de su existencia. Permita Dios que ninguno de ustedes hayan pasado por ese circuito.

Como dice Job que “el vacío nuestro nos enseña cuan vanidosos somos”, ¿en qué? En tu casa, en tu carro, en tu ropa, en la mesa, en tu comida, en la relación de tus hijos con otros, en los amigos que lleva a tu casa, así como tú haces una selección. Uno tiene que erradicar la naturaleza de uno.

Si la Palabra en verdad germina y ministra tiene que comenzar por mí, porque yo tengo que ser transparente, porque es la imagen que tú te vas a llevar, es la ministración interior que tú te vas a llevar, no es el verbo es lo que tú ministras con el verbo, son dos cosas diferentes.

Con otros, en los amigos que lleva a tu casa, así como tú haces una selección. Uno tiene que erradicar la naturaleza de uno.

Si la Palabra en verdad germina y ministra tiene que comenzar por mí, porque yo tengo que ser transparente, porque es la imagen que tú te vas a llevar, es la ministración interior que tú te vas a llevar, no es el verbo es lo que tú ministras con el verbo, son dos cosas diferentes.

Eclesiastés 6:12 “Porque ¿quién sabe cuál es el bien del hombre en la vida, todos los días de la vida de su vanidad, los cuales él pasa como sombra? Porque ¿quién enseñará al hombre qué será después de él debajo del sol?”

Yo te hablo de la eternidad, pero tenemos que reconocer que la vida de la eternidad sigue siendo un misterio para cada uno, porque los ángeles que me llevan a mí no son los mismos que te van a llevar a ti, porque hay ángeles del infierno y hay ángeles de gloria.

Nunca te abochornes de tu linaje, nunca. Siempre piensa que lo que tuviste es mejor que otros que no tuvieron nada. Cada país que visito tiene algo hermoso que traigo en mi corazón y en mi paladar. La creación de Dios no la hizo por vanidad, la hizo por amor; cada raza de cada nación tiene un sello de la bendición de Dios; tiene el beso de Dios, y no se habla de la belleza de Dios, se habla de los inventos pero no de lo que Dios ha creado.

Hay que hablar y exaltar la grandeza de Dios porque no hay una nación de la cual debemos de sentirnos orgullosos, todas tienen un pincel de decoración que Dios ha puesto para nosotros.

III. ¿QUE SON LOS PENSAMIENTOS DEL HOMBRE?

¿Tú puedes grabar tus pensamientos de un día entero? Muy pronto en un retiro yo los voy a llevar a eso. Un retiro personal, un retiro donde no vayas a comer, un retiro donde vayas a enterarte quién eres tú. Cuan importante necesita la iglesia de saber cuáles son tus pensamientos, porque ahora son tácitos aquí, pero ¿después que tú pasas la puerta? ¿Cómo te puede cambiar tu pensamiento a una revolución tan grande que tú no te explicas? Y ahora tú me vas a decir: “¿Por donde puede minar mi mente la vanidad?” Por los ojos, los ojos nos dan la vanidad.

Salmo 94:11 “Jehová conoce los pensamientos de los hombres, que son vanidad.”

Tenemos que aprender de la humildad del servicio, porque hay personas que son arrogantes y te avasallan.

La sabiduría del hombre le da mas trabajo al hombre y la sabiduría de Dios hace que tu descanses en el Señor, y es por eso que la vanidad es combatida todos los días.

Amén.

VERSICULOS PROFETICOS DADOS POR EL SEÑOR A NUESTRA AMADA IGLESIA

2 Pedro 1:21 “...porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

Zacarías 9:8 “Entonces acamparé alrededor de mi casa como un guarda, para que ninguno vaya ni venga, y no pasará más sobre ellos el opresor; porque ahora miraré con mis ojos.”

Hechos 2:17-18 “Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones,  y vuestros ancianos soñarán sueños;
y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.”

Jeremías 30:18-20 “Así ha dicho Jehová: He aquí yo hago volver los cautivos de las tiendas de Jacob, y de sus tiendas tendré misericordia, y la ciudad será edificada sobre su colina, y el templo será asentado según su forma. Y saldrá de ellos acción de gracias, y voz de nación que está en regocijo, y los multiplicaré, y no serán disminuidos; los multiplicaré, y no serán menoscabados. Y serán sus hijos como antes, y su congregación delante de mí será confirmada; y castigaré a todos sus opresores.”

Su voto: Ninguno Promedio: 4 (2 votos)