NOMBRES DADOS A DIOS, NUESTRO PADRE

I. NUESTRO PADRE NO TIENE EDAD

En la Biblia encontraremos que a Dios se le llama Padre Justo, Padre de Gloria, Padre de Misericordia, Padre de Espíritu, Padre de Luces y mucho mas. Si vamos a la línea hebrea encontraremos que él es Adonai, Jireh, Sama, todos los nombres grandes.

También en la Biblia encontramos que a Dios Padre se le llama “Anciano de Grande Edad. Parece desconocido pero no lo es, lo que sucede es que no leemos la Biblia con conocimiento.

Daniel 7:9 “Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos, y se sentó un Anciano de días, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana limpia; su trono llama de fuego, y las ruedas del mismo, fuego ardiente.”  Anciano de Grande Edad y anciano de Días es lo mismo.

Daniel 7:13 “Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él.”  Nuestro Padre eterno no tiene edad.

Como hemos dicho antes, tenemos dos padres con dos heredades. Tenemos el padre terrenal que nos engendra y tenemos el Padre Celestial. El Padre Celestial es un padre adoptivo, mas alguien pagó el precio por esa adopción. Jesucristo con su sangre pagó esa adopción.

Es posible que tengas que luchar con la rebeldía de un hijo, pero no puedes permitir que Satanás entre a ti por la rebeldía de un hijo. No permitas que nadie te quite tu bendición enérgica que has aprendido en tu iglesia por el Espíritu.

Mientras tengas tiempo instruye a tus hijos, no los dejes perdidos en el deporte que allí también hay drogas; en la televisión que hay pornografía, tráelos a donde tú vengas a adorar, ahora que tienes tiempo.

II. NUESTRO PADRE PELEA POR NOSOTROS

Debes de venir a la iglesia a adorar y a buscar a Dios. La iglesia de Jesucristo es comparada con el León de Judá. Nuestro Padre es un león; ruge cuando violan a un niño o a una niña; cuando padres adúlteros cambian un lecho honroso por uno deshonroso, cuando no tenemos santidad ni por el teléfono, El ruge como un león.

Job 10:16 “Si mi cabeza se alzare, cual león tú me cazas; y vuelves a hacer en mí maravillas.”  Allí habla del león que tenemos, pero en realidad son leones: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Ellos destruyen toda fuerza del mal sobre su iglesia y sobre nuestras cabezas.

Cuanta gloria tenemos que darle a un Dios vivo que a nuestros hermanos, no importa donde estén, por medio de la intercesión los cubre, los guarda, los abriga, los levanta, los pone en honra. Aún los hijos impíos, cuando tú, como padre o madre oras por ellos, allí están los ángeles para ellos guardándolos de toda fuerza del mal.

Isaías 31:4 “Porque Jehová me dijo a mí de esta manera: Como el león y el cachorro de león ruge sobre la presa, y si se reúne cuadrilla de pastores contra él, no lo espantarán sus voces, ni se acobardará por el tropel de ellos; así Jehová de los ejércitos descenderá a pelear sobre el monte de Sión, y sobre su collado.”

“Cuadrillas”. Esto es cuando queremos que la teología viva más en la iglesia que el Espíritu. ¿Cuántos de ustedes lucharon por venir a esta iglesia porque era del Espíritu y ustedes solo conocían la teología? Mas cuando Dios abrió el caudal de sus mentes entendieron y dijeron: “Señor, en que error yo estaba; líbrame de volver a él. Yo era un religioso cristiano”. Sí, vas a la salvación pero como religioso, mas aquí estás viviendo la vida abundante espiritual y puedes con los leones de la tribu de Judá romper muros y antemuros; toda obra del diablo aquí queda descubierta.

“Como el león y el cachorro de león ruge sobre la presa… Jehová de los enércitos descenderá a pelear sobre el monte de Sión.”  Toda la fuerza de energía espiritual viene sobre la iglesia, pero el que está con nosotros ruge como un león y pelea por nosotros. La Palabra de Dios lo dice y nosotros la creemos, la predicamos y la usamos para bendición de la iglesia.

Ahí mismo encontramos la comparación de la iglesia como un león. Esa iglesia somos nosotros, los que estamos en el Espíritu. Para tener bendición tenemos que tener santidad; no todo el que dice Señor, Señor entrará en el reino de los cielos.

Isaías 38:13 “Contaba yo hasta la mañana. Como un león molió todos mis huesos; de la mañana a la noche me acabarás.”

Cuando la iglesia es señalada, es vejada, es un león molido, pero ¿qué hacemos en esta nuestra iglesia? Rumear eso aquí en las rodillas y cuando regresamos a la iglesia somos un león en victoria, ya las presas están atadas.

III. NUESTRO PADRE ES CREADOR

Isaías 43:15 “Yo Jehová, Santo vuestro, Creador de Israel, vuestro Rey.

Isaías 54:5 “Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado.”

Romanos 1:25 “...ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén “

IV. EL PADRE NUESTRO ES UN DIOS DE  DIOSES

¿Cuál es la capacidad de nuestro Padre Creador, que él mismo se apondera Dios de dioses? ¿Hasta dónde puede llegar la capacidad de Dios en toda la expansión de su creación? El solamente no se nombró Dios; Dios está en su Hijo y Dios está en su Espíritu Santo. Hablamos en el contexto Trinitario. Al leer “Dios de dioses” ¿de qué Dios habla él? Habla de la Deidad. En él hay tres dioses: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

Deuteronomio 10:17 “Porque Jehová vuestro Dios es Dios de dioses, y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas, ni toma cohecho.”

Salmo 50:1 “El Dios de dioses, Jehová, ha hablado, y convocado la tierra. Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone.”

Salmo 136:2 “Alabad al Dios de los dioses, porque para siempre es su misericordia.

Necesitamos esta aclaración, ya que sabemos que El es un Dios pluralista. De El salieron dos Dioses más y los reconocemos como tales. ¿Quién no reconoce a Jesucristo, su Hijo, y al Espíritu Santo?

V. DIOS DE LOS HEBREOS

Sabemos que él se llama Dios de Abraham, Dios de Isaac y demás, más él se llamó también Dios de los hebreos.

Exodo 5:3 “Y ellos dijeron: El Dios de los hebreos nos ha encontrado; iremos, pues, ahora, camino de tres días por el desierto, y ofreceremos sacrificios a Jehová nuestro Dios, para que no venga sobre nosotros con peste o con espada.”

VI.  NUESTRO PADRE ES UN DIOS FUERTE

Me gusta que El mismo se alabe y sea su trono El mismo, pues así es como se guarda la excelencia; porque es un Dios verdadero en sí mismo. Tienes que confesar que Dios es bueno y alabarlo. Haz de tu cuerpo un trino donde entre la Trinidad. Lo hablas, lo piensas y lo accionas

En las iglesias religiosas quizás tú vas a sentarte y a veces a dormir, pero en esta iglesia se te enseña que a Dios hay que alabarle con címbalo que retiñe y con todo lo que sea de alabanza.

Génesis 17:1 “Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo:  Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y se perfecto.”

En esta palabra hay tres vocablos. Todo Poderoso, ahí terminan dos; Todopoderoso, ahí está el Dios de dioses.

En hebreo dice “El Shaddai” “Anda delante de mí”. La bendición es ir delante de El y ser perfecto.

VII. LAS BENDICIONES DE NUESTRO PADRE

Génesis 49:25-26 “Por el Dios de tu padre, el cual te ayudará, por el Dios Omnipotente, el cual te bendecirá con bendiciones de los cielos

de arriba, con bendiciones del abismo que está abajo, con bendiciones de los pechos y del vientre. Las bendiciones de tu padre fueron mayores que las bendiciones de mis progenitores; hasta el término de los collados eternos…”

Cuando nuestros cuerpos señalan una enfermedad terminal, estamos en el abismo de abajo. Noe es pecado a los cristianos cuando tenemos una enfermedad terminal no creer que el que nos va a levantar del Seol es el que está arriba. Por eso hay tantos enfermos y muertos en nuestras iglesias, porque la Palabra nunca ha llegado como debió de llegar.

Palabra especial de Dios, es por eso que El es Omnipotente, porque El está contigo en toda forma. Tú naces y hay quien te da el pecho y te alimenta. Si la madre te falta tienes una madrastra, y si te falta la madrastra te encuentras una vecina que a veces te da más amor y cuidado que la madre que tienes en casa. Se que muchos han tenido esta experiencia.

VIII.  DIOS DE CONSOLACION

I Corintios 1:3-5 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.”

Demos gracias a Nuestro Dios que está en los cielos. Ese Dios que nos guarda, nos cuida, nos protege en cualquier situación y nos consuela en todo momento.

Pidamos al Señor un corazón con el cual podamos amarlo como él nos ha amado.

Amén.

 

Sin votos aún