LO QUE DICE LA BIBLIA SOBRE LAS MISIONES

I. EL MUNDO HA CAMBIADO LOS TIEMPOS

Es muy hermoso recordar que hace años uno podía llegar a lugares recónditos y abrir letrinas, abrir pozos, enseñar a los campesinos como sembrar para que el mineral de las tierras, de las montañas no vinieran abajo y que el producto no tuviera hierro ni mineral. Había molinos de viento que producían electricidad, tantas cosas maravillosas que aprendimos.

Hoy el mundo ha cambiado los tiempos; el evangelio es el mismo pero con cambios sociales, domésticos, intelectuales mundialmente. Hoy se vuela en avión a las misiones, tenemos carros para movernos, muchas cosas ahora se facilitan, o sea que hay cambios en el mundo social.

El cristiano inteligente es el que toma los cambios y adapta su evangelio a los cambios. En una norma, en una directriz cristiana usted tiene que influenciar a sus hijos que hay un internet bueno y malo, que hay una conexión buena y mala, que en la televisión hay programas buenos y malos, destructivos y constructivos, que si usted viene a la iglesia para producir fe usted no va a ver un programa destructivo. O sea que hay un balance en todo, pero que nos toca a nosotros los cristianos tomar las riendas y saber que usted no puede hacer lo que otros hacen, que usted tiene que usar su propio criterio y saber lo que usted puede hacer. Vale la pena el sacrificio de la obra porque uno es un motor de fuerza que destruye a Satanás en el camino.

Salmo 2:8 “Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra.” 

Salmo 22:27 “Se acordarán, y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra, y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti.” 

II. LO MAS HERMOSO DE LAS MISIONES ES LA UNIVERSALIDAD

Que universalidad más grande nosotros podemos tener que por ejemplo yo puedo ir a África siendo de América; puedo ir al sur de América con misiones, nada me impide, o sea que las misiones son como el evangelio, una universalidad de Dios. No importa la raza, no importa el color, no importa el transporte, ni la nación, ni el idioma, o sea que nada impide, esa palabra se hace rhema, verdadera, las misiones una universalidad de Dios. Usted puede ir y llegar, sea conocido o no sea conocido; yo no soy conocida pero voy a las misiones, voy a poner “un granito” en una nación que no es mi nación. Dejo el cuerpo de iglesia fortalecido, cuidado, porque su iglesia tiene misiones; si su iglesia tiene misiones usted tiene la universalidad del Reino, y si usted en la iglesia que está tiene la universalidad del Reino usted tiene toda la herencia por llamarla; usted puede reclamar su herencia porque su iglesia tiene universalidad.

Yo no he preparado una iglesia para no salirme de Miami, yo brinqué todos los puentes, los puentes de América del Sur, los puentes de Centroamérica, los puentes del Caribe, los puentes de los continentes. Entonces usted está en un lugar de una herencia mayor, donde hay niveles; no todos  los cuerpos tienen los mismos niveles.

Salmo 22:17-18 “Contar puedo todos mis huesos; Entre tanto,  ellos me miran y me observan. Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes.”   Esta fue la universalidad del Mesías al ir al calvario. Sabían que El era un Todopoderoso y en la universalidad de sus religiones repartieron sus vestidos como una herencia de bendición.

Isaías 45:22 “Mirad a mí,  y sed salvos,  todos los términos de la tierra,  porque yo soy Dios,  y no hay más.”   O sea que el único que puede hacer esta gran bendición de que usted sea un misionero, que usted pueda visitar otro país con el evangelio, te puedes preguntar ¿y por qué ellos no evangelizan? Porque la regla de Dios es universal.

Si nosotros tenemos un Padre sin fronteras que todo lo creó para los suyos como una herencia Real, entonces espiritualmente yo tengo lo mismo, yo tengo una herencia que no estoy solicitando, nos hemos estancado en lo poquito que comemos y en lo poquito que tenemos, somos miserables porque no levantamos la cabeza, y cuando la levantamos es para criticar a los que tienen más que nosotros. Nos olvidamos de la universalidad del Reino.

Si tu tienes un Padre con herencia y tú tienes poco, eso es lo que estás pidiendo, si tienes mucho es lo que estás pidiendo. Yo quiero más de lo que tengo, yo quiero ser más próspera de lo que tiene ahora esta iglesia, yo quiero tener más misiones, yo quiero tener más dinero para las misiones.

Mi Padre me ha dado las naciones si no yo no fuera una autoridad, pero si yo dejo de usar la autoridad apostólica se la da a otro. Yo tengo mi estación que es el Ministerio El Buen Pastor Internacional, esta es mi estación.

Cuando tú tienes una estación viene el Reino de los cielos a la estación, pero si huele a polvo dice: “Aquí no hay nadie que ore”; regresa otra vez y dice: “Viven fajados, esto es pólvora, aquí

Salmo 22:17-18 “Contar puedo todos mis huesos; Entre tanto,  ellos me miran y me observan. Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes.”   Esta fue la universalidad del Mesías al ir al calvario. Sabían que El era un Todopoderoso y en la universalidad de sus religiones repartieron sus vestidos como una herencia de bendición.

Isaías 45:22 “Mirad a mí,  y sed salvos,  todos los términos de la tierra,  porque yo soy Dios,  y no hay más.”   O sea que el único que puede hacer esta gran bendición de que usted sea un misionero, que usted pueda visitar otro país con el evangelio, te puedes preguntar ¿y por qué ellos no evangelizan? Porque la regla de Dios es universal.

Si nosotros tenemos un Padre sin fronteras que todo lo creó para los suyos como una herencia Real, entonces espiritualmente yo tengo lo mismo, yo tengo una herencia que no estoy solicitando, nos hemos estancado en lo poquito que comemos y en lo poquito que tenemos, somos miserables porque no levantamos la cabeza, y cuando la levantamos es para criticar a los que tienen más que nosotros. Nos olvidamos de la universalidad del Reino.

Si tu tienes un Padre con herencia y tú tienes poco, eso es lo que estás pidiendo, si tienes mucho es lo que estás pidiendo. Yo quiero más de lo que tengo, yo quiero ser más próspera de lo que tiene ahora esta iglesia, yo quiero tener más misiones, yo quiero tener más dinero para las misiones.

Mi Padre me ha dado las naciones si no yo no fuera una autoridad, pero si yo dejo de usar la autoridad apostólica se la da a otro. Yo tengo mi estación que es el Ministerio El Buen Pastor Internacional, esta es mi estación.

Cuando tú tienes una estación viene el Reino de los cielos a la estación, pero si huele a polvo dice: “Aquí no hay nadie que ore”; regresa otra vez y dice: “Viven fajados, esto es pólvora, aquí

no hay nadie que reprenda”, pero vuelve y dice: “Esto huele a gloria, aquí hay multitud de ángeles adiestrados para reprender al enemigo” entonces ya el Reino de los cielos sabe dónde tiene una estación, sabe a donde va a meter la herencia, sabe donde va a abrir campos misioneros. Es imprescindible que nosotros reclamemos nuestra heredad.

Hay que pelear la heredad, lo tuyo es tuyo, no se lo des a nadie.

Romanos 14:11 “Porque escrito está: Vivo yo,  dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios.” 

¿Qué nos dice esa Palabra? La universalidad de Dios. Si yo tengo un Dios universal, yo puedo tener misiones universales, yo puedo ser un predicador universal, yo puedo ir a cualquier país como predicador, como Pastor.

La universalidad de su Reino lo da como herencia a quien se lo pida, pero tenemos que tener entendimiento que El la da por su grandeza. Cuando tú tienes esa fe, El te la encomienda; si El ve que tú eres un hombre fiel El te encomienda y te da dinero para que mantengas las misiones. El te da las misiones que tú le pidas o te da el dinero para que aportes a las misiones, pero si te da el dinero y te olvidas de darlo a las misiones eres un apartado de la universalidad de su Reino. Quiere decir que cuando yo pueda entrar a cualquier parte del mundo tú te quedas en tu choza; no pierdes la salvación pero te apartas de su grandeza que es universal. Tú sigues siendo tú y vas a vivir en salvación, pero no vas a conocer su universalidad porque cortaste la grandeza de Dios dentro de ti.

III. ES LA EXTENSION DEL REINO DE DIOS POR MEDIO DE LAS MISIONES

En esta iglesia el Pastor fundador separa los diezmos de los diezmos para las misiones. Quiere decir que usted sin saberlo es un contribuyente

de la universalidad de Dios en su Reino, por eso usted tiene una heredad diferente a otros, usted puede ser más próspero si usted tiene fe, usted puede dar mas si usted tiene fe, usted puede cooperar mas si usted tiene fe, porque a usted le están administrando su dinero para la universalidad del Reino de Dios aquí en la tierra. ¿Se da cuenta de la propiedad que usted tiene? Entonces ¿Cuál es la propiedad? Una herencia abastecedora y que la heredarán sus hijos y los hijos de sus hijos. Si usted no conoce esta grandeza usted se va a capacitar, pero si usted no conoce esta grandeza no podrá ser capacitado.

La universalidad del Reino está dotando a niños  perdidos y pobres de este mundo a que se mantengan y coman bien y nosotros somos ya una bendición en el mundo universal para esos niños.

Salmo 72:16 “Será echado un puñado de grano en la tierra, en las cumbres de los montes; su fruto hará ruido como el Líbano, y los de la ciudad florecerán como la hierba de la tierra.” Esos somos nosotros en las misiones; nosotros producimos en la ciudad y llega el fruto a los montes.

Si el pueblo de Dios conociera lo que es diezmar y tener promesa, estoy segura que darían mucho más, porque no todo el mundo tiene conocimiento de la universalidad del Reino eterno que hoy disfrutamos nosotros y su grandeza, pero cuando tú tienes conocimiento como esto que estamos disertando bíblicamente y te digo que nosotros somos una extensión del Reino de Dios por las misiones, ¿Cómo ustedes pueden creer que en Sudáfrica hay escuelas que tienen el nombre de Ministerios El Buen Pastor Internacional? ¿Cómo pueden creer que hay dos Obispos que usan el mismo logo que nosotros usamos aquí? ¿Cómo pueden creer que la ropa escolar que usan los niños los da Ministerios El Buen Pastor Internacional? ¿Cómo saben los niños que cada dos semanas comen una excelente comida porque Ministerios El Buen Pastor se los provee? Ustedes están aquí y se olvidan de eso, pero el Señor no se olvida de eso porque aquí el diezmo de los diezmos va para las misiones y todos los meses salen las ofrendas de esta iglesia para todas las misiones. Somos la bendición de la que habla el salmista. Estamos en la cumbre de los montes, no somos una iglesia cualquiera, somos una iglesia mirada porque la palabra de misiones que es extensión de su Reino la estamos tirando. Estamos extendiendo nuestras estacas para ponerlas en Sudáfrica, Argentina, Honduras, México, Nicaragua, Cuba, etc.

IV. PROFECIAS DEL ANTIGUO TESTAMEN- TO SOBRE LAS MISIONES

Génesis 22:18 “En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra,  por cuanto obedeciste a mi voz.”  Usted que trajo un par de zapatos, usted que trajo ropa interior, que compró una maleta, usted que ayudó a empacar la ropa, está en esta bendición. Quiere decir que cuando tú das fruto y arrancas una mata, esa mata tiene un bulbo y tiene raíces. Esa simiente tú la arrancas, pero vuelve a sembrarse, esa simiente permanece. Tus hijos tendrán la misma sementera, tus nietos tendrán la misma sementera porque tú la estás fundando. Cuando tú enseñas la simiente del diezmo tú tienes una sementera perenne, tú estás rompiendo tu heredad maldita y tú estás poniendo las generaciones de tu familia en bendición. Hasta aquí tú has sido seco, sin fruto, pero a partir de ahora tú tienes una heredad perenne. Esta es una promesa divina.

Isaías 9:2 “El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.”  Cuando yo voy a las misiones yo llevo una heredad de mi estación. Cuando yo llego represento a Ministerios El Buen Pastor Internacional y ustedes van en esa bendición; cuando yo siembro la estación siembra.

Somos una luz en medio de las misiones y una bendición en la universalidad de Dios.

Amén.
 

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (2 votos)