Desobediencia

I. ¿QUE ES DESOBEDIENCIA?

Para hablar en términos generales la desobediencia es faltar a un orden. La desobediencia lo mismo está en el hombre secular que en el hombre cristiano.

Nosotros podemos sufrir como padres la desobediencia de nuestros hijos. El Padre Celestial sufre la desobediencia de su pueblo, de sus santos, de sus hijos.

¿A qué magnitud de misericordia Dios, en su santa paciencia, tiene paciencia y guarda su misericordia? Dios tiene un archivo de naciones y mueve su misericordia por naciones y tiene en cada nación su ejercito preparado para que en esa nación surja el evangelio de salvación.

En El está el poder de dar a cada nación sus dones, su belleza, su creatividad tanto en música como en leyes, como en ciencias sociales, como en teología, como en geología, en todo. Es por eso que hay naciones mas avanzadas que otras, porque El prepara para sus hijos las bendiciones, pero no todos los hijos obedecen a las bendiciones; no todos los hijos obedecen y aprecian lo que Dios nos da.

No todos tienen oídos espirituales, no todos tienen entendimiento espiritual, no todos comparten las mismas ideas, no todos sufren las mismas penas, no todos pasan hambre, no todos tienen abundancia.

II. ¿QUE ES LO QUE PROVOCA EN DIOS SU IRA FRENTE A ESTAS MAGNITUDES TERRITORIALES DE DESOBEDIENCIA?

II Reyes 22:13 “Id y preguntad a Jehová por mí, y por el pueblo, y por todo Judá, acerca de las palabras de este libro que se ha hallado; porque grande es la ira de Jehová que se ha encendido contra nosotros, por cuanto nuestros padres no escucharon las palabras de este libro.”

No todos aceptamos lo que Dios nos da. Por ejemplo: Nosotros tuvimos que aceptar un exilio. No todos querían el exilio; hay quienes les ha convenido muy bien el exilio y hay quienes no les ha venido bien el exilio. ¿Por qué? Porque hay quienes han perdido sus hermanos, sus familias y nunca mas los han vuelto a ver. No a todos les ha convenido el exilio.

Id y preguntad por esta nación, cuando mis misioneros llegaron enviados por mí a esa nación ¿Qué hicieron con ellos?  Como la palabra de la ley produjo en la nación vida, y vida en abundancia.

Como ese país quemó Bíblias; como desobedecieron a los mandamientos, entre ellos “No matarás”; como desobedecieron una ley: “No robarás”.

No solamente hay naciones tienen hijos desobedientes, sino que hay naciones desobedientes a la ley de Dios.

Hay presidentes de naciones que son ateos. No puede producir obediencia al proletariado, a la clase media, a la clase social culta, porque es que hay un hecho real que existe un Dios, que creó las naciones y hay pueblos desobedientes, pero hay naciones desobedientes.
No es lo mismo que haya un puñado de pueblo en desobediencia que haya una nación en desobediencia. Por eso se levanta la ira de Dios.

II Crónicas 34:21 “Andad, consultad a Jehová por mí y por el remanente de Israel y de Judá acerca de las palabras del libro que se ha hallado; porque grande es la ira de Jehová que ha caído sobre nosotros, por cuanto nuestros padres no guardaron la palabra de Jehová, para hacer conforme a todo lo que está escrito en este libro.”

“...andad, consultad a Jehová… No todos los presidentes de las naciones consultan a Jehová; no todos los presidentes de naciones tienen en su corazón adorar a Dios. ...consultad a Jehová por mí y por el remanente de Israel y de Judá acerca de las palabras del libro que se ha hallado… consulta por los cristianos que hay en tu  nación. Vigila, guarda por este libro en el cual está la ley de Jehová.

Decir esto en este siglo XXI y levantar esta voz de alerta a las naciones es para que se rían del que lo hace. Lo ven como un loco, como alguien fuera del contexto histórico, geográfico, sociológico.

III. SOMOS DESOBEDIENTES COMO NACION Y COMO PUEBLO

Sí, somos desobedientes como nación y como pueblo. ¿Qué nos puede suceder a nosotros en esa actitud de desobediencia? Esto lo podemos llevar a nuestro mini-hogar. Como de momento tienes y de momento ya no tienes; como de momento tenías un ahorro y de momento ya no tienes ese ahorro. Esto hace que perdamos el favor de Jehová, y la nación o la ciudad o el estado o la provincia o la comunidad tiene que volver a recomenzar lo que el viento y las aguas se llevaron, arrastrando centenares de vidas, centenares de muertes, hogares destruidos, negocios destruidos, pueblos enteros desaparecidos. ¿Por qué? Porque se levantó el favor de Jehová POR LA DESOBEDIENCIA
Pero vayamos a nuestro mini-hogar. Cuántos no oyen; cuántos no atienden y son los que usualmente ayunan, son los que usualmente están diciendo “aleluya” “gloria a Dios”, siempre están “orando”, pero por dentro tienen un corazón vacío, una mente insensata, enojados siempre contra Dios.

Hay inmoralidades dentro de la casa de Dios que no nos dejan tener el favor de Dios, y aunque te vengan a contaminar hay alguien que tiene que poner orden, no importando el precio que se pague, importando que el favor de Dios no se levante de tu casa; que no se levante de la mirilla el ojo de Dios la nación donde tú vives.

Es muy importante el papel que jugamos nosotros los cristianos frente a la ira de Dios. Que el mundo secular no reconozca que Dios tiene ira ese es su problema, nosotros sí conocemos a nuestro Padre Celestial y la Biblia nos enseña que nuestro Dios tiene ira, que la tiene desde el inicio del mundo.

1 Samuel 13:13-14 “Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre. Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó.”

Saúl tuvo desobediencia y ahí mismo se levantó el favor de Dios. Dios escogió a Saúl como rey y como ungido, pero Saúl desobedeció y Dios levantó la unción que había sobre Saúl para siempre, como dice la Palabra. Mas ahora, dice el Señor, tu reino no será duradero; mas ahora tu favor se terminó; mas ahora tu unción se levantó. ¿Hay que tener cuidado o no? Hay que permanecer en la Palabra de Dios, en sus mandamientos, en su ley o no hay que permanecer?
Si Jehová te mandó interceder, cuídate de dejarlo de hacer. Si te mandó a guerrear, cuídate de no hacerlo; si te mando ser profeta, cuídate de buscar ese nivel de profeta; si te buscó ser evangelista cumple con el rol de ser un evangelista. Es muy importante reconocer lo que nosotros somos delante de Jehová y no perder el favor de Jehová.

¿Qué le pasó a Elí con sus dos hijos? Perdió el favor de Jehová, porque dejó que sus hijos pecaran en el templo que Dios había puesto en las manos a Elí para que edificara Su iglesia.

Si te da una célula de oración no seas como la parábola de los talentos, que al que le dio un talento lo guardó de tal manera que no produjo fruto. En esta parábola conocí la libertad de Dios como legislador, como libertador en negocios, como le gusta a Dios que su pueblo tenga.

La vida cristiana no se enquista, la vida cristiana es un desarrollo en obediencia. Solo los que no tienen razonamiento hacen del quiste un monumento.

Isaías 48:18 “¡Oh, si hubieras atendido a mis mandamientos! Fuera entonces tu paz como un río, y tu justicia como las ondas del mar.”

Cuando Dios manda el torrente de agua y ve a los infelices ser arrastrados por la corriente y morir ¿acaso no sufrirá Dios? El cerebro de Dios es universal, creativo. No es un mini-cerebro como el que nosotros tenemos.

Cuando Dios permite o manda la catástrofe es porque es necesaria a la humanidad. Tú te sientas frente al televisor y ves la tragedia, y siempre son los infelices los que mueren, los que menos tienen.

Nunca hemos visto un capitolio derrumbarse, ni un palacio de justicia destruirse, ni una catedral desaparecer, pero sí hemos visto poblados pequeños, inhóspitos, en medio de la naturaleza de Dios perderse. ¿Por qué? Para mover misericordia. Ya que el Espíritu de misericordia de Dios no te llega porque no lo conoces y no lo buscas, entonces Dios, en la tierra, abre un boquete de playa para que el hombre insensato piense que hay un Dios, que existe un Dios, no una “madre naturaleza”. La madre naturaleza no creó los bosques, ni los ríos, ni los montes, ni los animales, todo esto fue hecho por un Dios creador que está sobre la madre naturaleza.

IV.DIOS ALEJA SUS BENDICIONES PROMETIDAS

Esto tiene que ser porque ¿Quién monitorea el mundo? Dios. ¿Quién monitorea las bendiciones de su iglesia? Dios. ¿Quién le recuerda a Dios las bendiciones de sus santos? Cristo. ¿Quién es el que intercede por la humanidad? Cristo. ¿Quién da la unción a la tierra? El Espíritu Santo. ¿Quién monitorea la gracia? Dios entre todos los pueblos. ¿Cuál es tu pantalla frente a un Dios grande como este? ¿Sigues en el basurero de tu vida buscando por ti mismo hallar una monedita para salvar a los tuyos? ¡Deja las moneditas y busca al que es el dueño del oro y la plata!

Josué 5:6 “Porque los hijos de Israel anduvieron por el desierto cuarenta años, hasta que todos los hombres de guerra que habían salido de Egipto fueron consumidos, por cuanto no obedecieron a la voz de Jehová; por lo cual Jehová les juró que no les dejaría ver la tierra a la cual Jehová había jurado a sus padres que nos la daría, tierra que fluye leche y miel.”

Si Dios, proféticamente, te dice: “Dentro de cuatro años tú vas a ser propietario de una casa”, pero tú empiezas a vivir mas afuera que adentro de la ley del Señor ¿Qué puede suceder con el Señor? Que levante la promesa. Dios sabe quitar las bendiciones; Dios sabe traerte a la tierra que fluye leche y miel, pero también sabe regresarte a tu tierra.

I Samuel 2:30 “Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.”

Amén

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 vote)